RUTH HARF

RUTH HARF

RUTH HARF

LA CREATIVIDAD Y SU RELACIÓN CON EL FUNCIONAMIENTO INSTITUCIONAL |

LA CREATIVIDAD Y SU RELACIÓN CON EL FUNCIONAMIENTO INSTITUCIONAL

¿Se puede pensar y actuar creativamente desde el rol docente y el rol directivo?

Educar en la creatividad es educar para el cambio y formar personas ricas en originalidad, flexibilidad, visión futura, iniciativa, confianza, amantes de los riesgos y listas para afrontar los obstáculos y problemas que se les van presentado en su vida escolar y cotidiana, además de ofrecerles herramientas para la innovación. Los actores de una situación educativa comprenden que al formar parte de una institución la creatividad involucra un proceso social, dialógico y cooperativo entre sus miembros. Es de este modo que se valora la importancia de un clima institucional generador y potenciador de los procesos creativos La creatividad en el funcionamiento institucional implica poder ver lo cotidiano desde lo inédito, así como ver lo habitual como potencial para producir lo diferente, si ello es pertinente, en los múltiples espacios escolares.

PENSAR Y ACTUAR CREATIVAMENTE IMPLICA:

  • Tolerar la ambigüedad e incertidumbre, ver lo cotidiano desde lo inédito y lo habitual como potencial para producir lo diferente,
  • Plantearse preguntas que pongan en duda lo dado por verdadero y seguro.
  • Intentar superar obstáculos y perseverar, teniendo confianza en ellos mismos y sus convicciones ideológicas.
  • Comprender que, aunque los resultados no sean los esperados, vale la pena seguir intentando. Fallas y errores son posibles fuentes de aprendizajes.
  • Anclarse en el presente, no olvidar el pasado y proyectarse hacia un futuro, (posible, aunque sin garantías), apoyarse en la realidad actual y utilizar las potencialidades como trampolín hacia delante.
  • Involucrar un proceso social y cooperativo y lograr equilibrar aspectos afectivos, volitivos e intelectuales.

CUANDO ESCUELAS, DOCENTES Y DIRECTIVOS:

  • Analizan posibilidades y valoran aquello con lo que cuentan.
  • Fundamentan proyectos y propuestas.
  • Estimulan disenso y discrepancia como modo de potenciar argumentos: argumentar es crear.
  • Reconocen la necesidad de atender a la diversidad, tanto de alumnos como docentes; ajustando estrategias, tiempos, espacios, etc..

 

CV Ruth Harf